Papa Francisco: ¡La resurrección es el fundamento de la fe cristiana!

Image result for resurreccion

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

A pocos días de distancia de la Solemnidad de Todos los Santos y de la Conmemoración de todos los fieles difuntos, la Liturgia de este domingo nos invita aún a reflexionar sobre el misterio de la resurrección de los muertos.

El Evangelio (Cfr. Lc 20, 27-38) presenta a Jesús confrontándose con algunos saduceos, que no creían en la resurrección y concebían la relación con Dios sólo en la dimensión de la vida terrenal. Y por tanto, para ridiculizar la resurrección y poner a Jesús en aprietos, le presentan un caso paradójico y absurdo: una mujer que ha tenido siete maridos, todos hermanos entre sí, los cuales, uno tras otro, han muerto. Y he aquí entonces la pregunta maliciosa dirigida a Jesús: Aquella mujer, en la resurrección, ¿de quién será esposa? (v. 33).

Jesús no cae en la trampa y reafirma la verdad de la resurrección, explicando que la existencia después de la muerte será diversa de la de la tierra. Él hace comprender a sus interlocutores que no es posible aplicar las categorías de este mundo a las realidades que van más allá y que son más grandes de lo que vemos en esta vida.

En efecto, dice: “En este mundo los hombres y las mujeres se casan, pero los que sean juzgados dignos de participar del mundo futuro y de la resurrección, no se casarán” (vv. 34-35). Con estas palabras, Jesús desea explicar que en este mundo vivimos de realidades provisorias, que terminan; en cambio, en el más allá, después de la resurrección, ya no tendremos la muerte como horizonte y viviremos todo, también las relaciones humanas, en la dimensión de Dios, de manera transfigurada.

También el matrimonio, signo e instrumento del amor de Dios en este mundo, resplandecerá transformado en plena luz en la comunión gloriosa de los santos en el Paraíso.

Los “hijos del cielo y de la resurrección” no son pocos privilegiados, sino que son todos los hombres y todas las mujeres, porque la salvación traída por Jesús es para cada uno de nosotros. Y la vida de los resucitados será semejante a la de los ángeles (Cfr. v. 36), es decir toda inmersa en la luz de Dios, toda dedicada a su alabanza, en una eternidad plena de alegría y de paz.

¡Pero atención! La resurrección no es sólo el hecho de resurgir después de la muerte, sino que es un nuevo tipo de vida que ya experimentamos en el hoy;  es la victoria sobre la nada que ya podemos pregustar. ¡La resurrección es el fundamento de la fe y de la esperanza cristiana! Si no existiera la referencia al Paraíso y a la vida eterna, el cristianismo se reduciría a una ética, a una filosofía de vida. En cambio, el mensaje de la fe cristiana viene del cielo, es revelado por Dios y va más allá de este mundo. Creer en la resurrección es esencial, a fin de que cada acto nuestro de amor cristiano no sea efímero y con finalidad en sí mismo, sino que se convierta en una semilla destinada a abrirse en el jardín de Dios, y producir frutos de vida eterna.

Que la Virgen María, Reina del cielo y de la tierra, nos confirme en la esperanza de la resurrección y nos ayude a hacer fructificar en obras buenas la palabra de su Hijo sembrada en nuestros corazones.

 

 

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s