Homilía del Papa: Custodiemos la esperanza cada día Nov-10-2016

dsc_0776

Debemos vencer la tentación de una religión sensacionalista que siempre busca revelaciones nuevas, como fuegos artificiales. Lo afirmó el Papa Francisco en su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta. A la vez que subrayó que el reino de Dios crece si custodiamos la esperanza en la vida de cada día.

En el Evangelio del día Jesús responde a los fariseos que le preguntan con curiosidad cuándo “vendrá el reino de Dios”. “Ya ha llegado – dice el Señor  – ¡está entre ustedes!”. Es como una pequeña semilla que se siembra y crece sola, con el tiempo. Es Dios quien la hace crecer  – explicó el Santo Padre – pero sin que llame la atención:

“El Reino de Dios no es una religión sensacionalista: donde siempre estamos buscando cosas nuevas, revelaciones, mensajes… Dios ha hablado en Jesucristo: ésta es la última Palabra de Dios. Lo demás son como fuegos artificiales, que te iluminan por un momento, y después ¿qué queda? Nada. No hay crecimiento, no hay luz, no hay nada: un instante. Y tantas veces hemos sido tentados, por esta religión sensacionalista, de buscar cosas extrañas a la revelación, a la mansedumbre del Reino de Dios que está entre nosotros y crece. Y esto no es esperanza: es el deseo de tener algo en la mano. Nuestra salvación se da en la esperanza, la esperanza que tiene el hombre que siembra el trigo o la mujer que prepara el pan, mezclando levadura y harina: esperanza de que crezca. En cambio, esta luminosidad artificial está toda en un momento y después se va, como los fuegos artificiales: no sirven para iluminar una casa. Es un espectáculo”.

¿Pero qué debemos hacer – se preguntó el Papa Bergoglio – mientras esperamos que llegue la plenitud del Reino de Dios? “Debemos – dijo – custodiar”:

“Custodiar con paciencia. La paciencia en nuestro trabajo, en nuestros sufrimientos… Custodiar como custodia el hombre que ha plantado la semilla y custodia a la planta tratando de que no haya hierba mala cerca de ella, para que la planta crezca. Custodiar la esperanza. Y aquí está la pregunta que yo les planteo a ustedes hoy: si el Reino de Dios está en medio de nosotros, si todos nosotros tenemos esta semilla dentro, tenemos al Espíritu Santo allí, ¿cómo lo custodio? ¿Cómo distingo, cómo sé distinguir a la planta buena del trigo de la cizaña? El Reino de Dios crece ¿y nosotros qué debemos hacer? Custodiar. Crecer en la esperanza, custodiar la esperanza. Porque en la esperanza hemos sido salvados. Y éste es el hilo: la esperanza es el hilo de la historia de la salvación. La esperanza de encontrar al Señor definitivamente”.

“El Reino de Dios – afirmó el Papa Francisco al concluir – se vuelve fuerte en la esperanza”:

“Preguntémonos a nosotros mismos: ‘¿Tengo esperanza? ¿O voy adelante, voy adelante como puedo y no sé discernir lo bueno de lo malo, el trigo de la cizaña, la luz, la apacible luz del Espíritu Santo de la luminosidad de esta cosa artificial? Interroguémonos sobre nuestra esperanza en esta semilla que está creciendo en nosotros, y acerca de cómo custodiamos nuestra esperanza. El Reino de Dios está entre nosotros, pero nosotros, con el descanso, con el trabajo, con el discernimiento, debemos custodiar la esperanza de este Reino de Dios que crece, hasta el momento en que vendrá el Señor y todo será transformado. En un instante: ¡todo! El mundo, nosotros, todo. Y, como dice Pablo a los cristianos de Tesalónica, en aquel momento permaneceremos todos con Él”.

(María Fernanda Bernasconi – RV).

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s